La dieta necesaria para dejar de fumar

¿Por qué se gana peso?

En primer lugar y debido a que ya no recibe la nicotina del tabaco, al dejar de fumar el organismo segrega menos adrenalina. Al descender sus cantidades, se reduce la glucemia, hecho que aminora el gasto calórico, y disminuye la lipólisis o destrucción de la grasa. Pero, además, “la nicotina consumida a través de los cigarrillos provoca que la velocidad de nuestro metabolismo sea más rápida y, por tanto, al dejar de fumar se vuelve más lenta, lo que significa que los alimentos consumidos no se convierten en energía tan rápidamente como antes”, asegura la doctora Govantes. “Se puede ganar desde muy poco o nada hasta diez kilos, incluso más”, señala Pilar Govantes.

dieta dejar de fumar

La comida se convierte, tras el estudio, en una aliada para quien desea dejar de fumar, y no en una excusa para no hacerlo. Si, finalmente, se combina con una terapia de sustitución de la nicotina y con ejercicio continuado, el cese del hábito no debería ser, al fin, un proceso tan difícil de conseguir.

El tabaco, asociado tantas veces con nuestros hábitos alimentarios (desayunarse con un cigarrillo, fumar después de comer para hacer la digestión, un “buen” pitillo para aliviar el hambre, etc.), es también un potente tóxico que impide a nuestro cuerpo asimilar muchas sustancias alimenticias indispensables para su buen funcionamiento. Por ello, el primer cuidado del fumador debe pasar por una alimentación adecuada, que a la vez que reemplace esos “cigarrillos-comida”, permita a su organismo reponer los nutrientes que destruye el tabaco, y le proporcione alimentos que a la vez que nutritivos propicien la depuración del cuerpo y sean elementos que ayuden a prevenir la aparición de muchas de las enfermedades que el tabaco origina.

Existen otras razones. “Ante la ansiedad por no poder fumar, aparece un efecto sustitutivo y cambiamos el tabaco por la comida”, comenta Pilar Govantes. En especial aumentamos el consumo de dulces porque su ingesta produce bienestar y ayuda a calmar los nervios. Por otro lado, no hay que olvidar que dejar de fumar supone una recuperación de sentidos como el gusto y el olfato, lo que implica que la comida sea más apetecible.

Atención a las vitaminas

Si has tomado la decisión de cortar con el tabaco, debes estar atento a tu dieta. Durante las primeras semanas conviene “potenciar el consumo de alimentos ricos en vitaminas A y C”, aconseja la doctora Govantes. Contienen buenas cantidades de la primera el bonito, las espinacas o las zanahorias. Respecto a los que poseen altas concentraciones de vitamina C, además de los cítricos, encontramos los kiwis, y hortalizas como el tomate y los pimientos. Esta vitamina tiene un alto poder antioxidante y depurativo. E incorpora alimentos ricos en vitaminas del grupo B, que aceleran la eliminación de la nicotina, como el germen de trigo y la levadura de cerveza, y recurre a productos ricos en fibra para estimular el tránsito intestinal, que, al principio de dejar el tabaco, se ralentiza.

alimentacion dejar de fumar

Las claves de la dieta

Tendrás que modificar algunos hábitos alimenticios. Como indica Pilar Govantes, “es aconsejable aumentar el consumo de hidratos de carbono complejos, como cereales y pan integral, así como ensaladas variadas y frutas frescas y secas”.

Sin embargo, un estudio ha demostrado la ya existente noción de que una alimentación sana puede no solo minimizar este aumento de peso al ser más saludable, sino que además puede facilitar el abandono del hábito. Según la Universidad Duke de Carolina del Norte (EEUU), que ha llevado a cabo la investigación, hay alimentos que empeoran el sabor del cigarrillo, como las frutas, las hortalizas o los productos lácteos. Por el contrario, consumir abundante carne, alcohol o café produce el efecto contrario, ya que realza su sabor, haciendo más atractivo el hábito de fumar. El estudio demuestra, pues, que el hábito de fumar parece estar reforzado por el consumo habitual de ciertos alimentos que potencian su sabor.

Y comer poco y a menudo. “No deben pasar más de tres horas sin ingerir alimentos y tomar al menos dos litros diarios de agua”, aconseja la experta, quien recuerda que “no hay que abusar de los condimentos, en concreto de la sal. Los fumadores sazonan más la comida y hay que recordar que la sal fomenta la retención de líquidos”. Y esto contribuye a que la sensación de estar ganando peso tras dejar el tabaco sea todavía mayor.

Mis métodos y consejos para dejar de fumar

Llegamos a la parte mas importante: los métodos y consejos para dejar de fumar.

Prepárate:

Fija una fecha para empezar a dejar de fumar. Coméntalo con familia y amigos para que ellos te ayuden en tu propósito. Piensa en otras veces que lo hayas intentado y decide si lo harás de forma radical (no dar ni una calada más, deshacerte hasta de los ceniceros que tengas en casa), o poco a poco, reduciendo paulatinamente el número de cigarrillos que fumas al día.

Tomar conciencia para un cambio de actitud: lo primero que debe hacer es cambiar una mentalidad que le lleva a un hábito que perjudica muy seriamente su salud. Si desea dejar el tabaco, debe tomar conciencia del perjuicio de fumar. Esta concienciación debe servir para fortalecer su voluntad y autoprohibirse practicar “la cabeza de avestruz”. Es decir, usted esconde la cabeza cada vez que escucha los riesgos asociados al tabaco. Sáquela y escuche, lea, sea una esponja a la hora de conocer con detalle todos los males que le provoca el tabaco y el hábito de fumar. Una vez que se haya informado bien, haga una lista con las razones a favor y en contra del tabaco y repásela diariamente.

Honestamente quieren dejar de fumar – muchos fumadores se ven obligados a dejar de fumar por sus familias y los niños, los médicos, los empleadores y ahora el gobierno de muchos países alrededor del mundo ahora hacer cumplir la prohibición de fumar en lugares públicos. Como usted probablemente sabe, estas diferentes fuentes de presión sólo hará más difícil para usted.

Busca ayuda.

Dígale a su familia, amigos y compañeros de trabajo que dejará de fumar y que desea su apoyo. Pídales que no fumen cerca de usted ni dejen cigarrillos a la vista.

Comparta sus problemas y debilidades: aprenda a ser humano. Participe en nuestro Foro sobre dejar de fumar. Si tiene un hombro en el que llorar puede ser más llevadero, hable con personas que comparten sus problemas y debilidades, quizás le pueda ser muy útil. Desahóguese.

dejar de fumar metodos

Hable con un profesional de la salud (por ejemplo, médico, personal de enfermería, farmacéutico, psicólogo, etc para dejar de fumar).

Obtenga asesoría individual, de grupo o por teléfono. Mientras más asesoría reciba, mejores serán las posibilidades de que deje de fumar. Hay programas que se ofrecen en hospitales y centros médicos locales. Llame al departamento de salud para obtener información acerca de los programas disponibles en su área sanitaria (centro de salud).

Aprende habilidades y conductas nuevas.

Trate de entretenerte con otra cosa cuando tengas ganas de fumar. Tener un chicle a mano, tomar una infusión, salir a caminar o hacer cualquier otra cosa que te mantenga distraido.

Muévase y haga ejercicio. Trate de iniciar un programa de ejercicios acorde con su edad y forma física. Si no está en buena forma trate de iniciar actividades sencillas como caminar o probar cosas nuevas como Pilates.

Dejar de pensar que usted es “dejar de fumar” o “Renunciar a” fumar – por desgracia, la adopción de esta actitud es tan efectivo como tomar un paso adelante y dos hacia atrás. Piensa en las palabras ‘quit’ y ‘dejar’ – ¿qué es lo que implican y sugieren?

Busca alternativas para reducir la tensión emocional que pueda producirte el dejar de fumar. Prepárate un baño caliente, haz ejercicio o lee un buen libro.

Cuida tu dieta y bebe mucha agua y otros líquidos. Puedes consultar una dieta depurativa contra la nicotina que recomendamos a personas que dejan de fumar: Dieta Antitabaco.

Duerma bien: le ayudará a relajarse y recuperar la tensión que le produce las ganas de fumar. Si tiene problemas en conciliar el sueño procure caminar un par de horas antes de dormir, darse un baño caliente… de tal forma que le disminuya la tensión y le relaje.

Prepare un buen programa para ocupar su tiempo: usted conoce aquellas situaciones que le llevan a fumar más y aquellas otras en las que casi se olvida del tabaco. Propicie actividades y situaciones en las que se olvide de sus cigarrillos. Emprenda un programa de actividades anti-tabaco, trate de evitar aquellas situaciones que le incitan a fumar. Evite el estrés.

Porque YO voy a dejar de fumar : algunas razones

Aqui son las razones porque yo quiero dejar de fumar. Sé que hay muchas mas buenas razones para dejar de fumar, pero para mi son las mas importantes. Entonces, las razones para dejar de fumar son para mi:

  • Vivirás más años y mejor.
  • El tabaco mancha los dientes y causa mal aliento.
  • Al fumar no sólo nos cargamos nuestra salud, sino la de los demás. No es falta de tolerancia, son fumadores pasivos.
  • Si está embarazada, dejar de fumar aumentará la posibilidad de tener un bebé saludable.
  • Aagh! El humo de tabaco puede apestar el pelo y la ropa.
  • Disminuirá el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, laringe, vejiga, boca, esófago y riñón significativamente.
  • La piel se regenerará mejor, se evita el envejecimiento prematuro, arrugas, caída del cabello y el tono opaco de piel.
  • La nicotina reduce tus vasos sanguíneos e incrementa la presión en tu corazón.
  • Las molestias matutinas de garganta desaparecerán y el olor corporal será menos fuerte.
  • La cirugía necesaria para quitar el cáncer oral provocado por el tabaco puede dejar cambios drásticos en la cara.
  • Tendrá dinero adicional para gastar en otras cosas y no en cigarrillos.

http://www.youtube.com/watch?v=ico9j9mi6CY